Un lugar hecho de Salsa

Un lugar hecho de Salsa

De los ritmos que pueden existir, me parece que la salsa es el mejor que hay. Esto ya lo he declarado en varios posts anteriores. Sin embargo, en esta ocasión quería cerrar el año precisamente escribiendo un poco sobre mi genero musical favorito, en especial sobre dos lugares que conocí este año, en uno que planeo visitar más seguido y del otro donde frecuentemente soy el que cierro.

Que hay con el Tíbiri

imagen_post_01

“Hay un bichito por ahí que es de ambiente popular y que dice así: en el Tíbiri Tábara, ya tu lo ves mi compay” – Daniel Santos

Hace unos días estando en Medellin fui a bailar un poco en un sitio llamado el “Tíbiri” el lugar donde “las paredes sudan”, el lugar donde la alegría fluye con el sentir de la música, en conclusión un sitio donde la palabra “Salsa” es capaz de interconectar a cualquier cantidad de personas del recinto sin importar el idioma, cultura o creencia.

Mucho me habían hablado del lugar, e irónicamente de los siete meses que estuve viviendo en Medellin nunca me habían llevado a conocerlo, quizás porque entre mi grupo de compañeros somos muy pocos a los que nos gusta la salsa de una manera desenfrenada.

Sin embargo, el día antes de salir del país, tuve la dicha de ir a comprobar si las paredes sudaban. En efecto las paredes, el techo, las personas y hasta el piso suda. El Tíbiri es de los pocos lugares donde se desciende para poder ascender en alegría y sabor.

Me quedo corto al describirles lo bien que la pase. El lugar no tiene una decoración muy estilizada, ni una ambientación llamativa, pero vaya que el lugar tiene magia. Y esta magia la crean dos cosas, la música que ponen y la gente del lugar. Al Tíbiri solo se va a dos cosas, bailar u oír salsa, no más.

Durante las casi cuatro horas que estuve en el recinto podía sentir como el calor aumentaba en proporción a las personas que iban ingresando a la pista. Y solo una suave brisa alcanzaba a sentir en algunos momentos, por la única ventana que tiene el lugar, pero cuando estas disfrutando de un excelente ambiente, con buena compañía y buena música todo los demás es secundario.

Puedo entender completamente a las personas que nos les guste el lugar por muchos motivos, pero créame al menos tienen que conocerlo. Y si no tiene pareja de baile ¿Qué importa? seguramente allá va a conseguir y vaya que muy buenos salseros. Al Tíbiri, la gente no va con pretensiones, no va a lucir nada ni a “pantallar” o “chicanear” nada. Al Tíbiri usted va a gozar, y punto.

Tito Montoya es su fundador y Hoover Roldán es el dueño. Y de todos los sitios en los que he bailado en Medellin, hasta ahora en el que se baila y donde ponen la mejor salsa, es en el lugar creado por estos dos señores. El Tíbiri ya tiene 22 años, continua atrayendo la misma cantidad de gente desde su creación, incluso los viernes no hay ni donde pararse.

Hay una frase que rueda entre muchos coloquiales que reza “El Tíbiri se acabará el día que la salsa se acabe”. Personalmente, pienso que es más fácil que Maluma se convierta en cantante a que se acabe la salsa. Así que si usted no conoce el Tíbiri y le gusta la salsa, se esta perdiendo de una gran experiencia. Yo por mi lado ya empezaré a hacer planes para mi próxima visita al templo sagrado de la salsa.

Que hay con el Malecón

imagen_post_02

“De Alto Cedro voy para Marcané, Llego a Cueto y voy para Mayarí” – Buena Vista Social Club

Hace cuatro años me mude a Colombia, a la capital mundial de la salsa y en ella me sentía como si hubiese vivido todo los días de mi vida. Un lugar donde cuando ves a la vecina le dices “cada día que pasa la veo más bonita”, buscas con énfasis el puente donde para allá es Juanchito y para acá esta Cali y si las mujeres son lindas y hermosas usted está en Cali para que vea.

Muchos estilos de salsa se bailan en Cali, muchos son mis sitios preferidos, pero la mejor conexión la siento con el Malecón, es de los mejores lugares que tiene Cali, que poseen dos formas de disfrutar, tanto para escuchar como para bailar.

Lo mejor del sitio es que es un homenaje a Cuba, su ambientación con el carro que usan en cuba, la decoración de las paredes con los cuadros de Celia Cruz, Buena Vista Social Club o Gloria Estefan, y por supuesto para abrir la noche a cargo de su talento en vivo, el tema que se usa es “Chan Chan”

El sitio trata de captar la esencia de aquella Cuba que quedo atrapada en los años 50. Incluyendo ese deseo amplio de libertad, que es expresado mediante las letras y un ritmo de son cubano que muy difícilmente no atrape a los amantes de la salsa.

Desde la agrupación que se presenta todos los fines de semana hasta la excelente comida y licor que se puede consumir en el lugar, te hace sentir en un sitio totalmente abstraído de la cotidianidad caleña, si bien es cierto que Cali es salsera hasta la medula, este sitio marca muy bien la diferencia con los ritmos frecuentes del día a día caleño.

Como bien lo decía, acá puedes bailar o simplemente ir a sentarte en la barra a disfrutar de unos buenos mojitos y excelente música. Pero les cuento que también van muy buenos bailarines, y es donde podremos ver personas bailando un magnifico son cubano.

Día tras día el Malecón se ha convertido en mi sitio preferido para llevar amigos y familiares a escuchar excelente música y disfrutar un momento agradable. A pesar de lo poco que he ido al Tíbiri, ha sido tiempo suficiente para querer seguir yendo cada vez que visite Medellin.

Este articulo nació de largas conversaciones de salsa con una persona que le falta un tornillo igual que a mi, y que disfruta el ritmo tanto o más que yo. Gracias por compartir el Tíbiri conmigo para poder cerrar mi año con swing.

Bueno mis queridos lectores, esto es todo por lo que resta del año y parte del siguiente, me voy a tomar unas vacaciones de los artículos de los domingos para calibrar pensamientos, disfrutar de la familia y empezar a estructurar la agenda del blog.

De antemano muchas gracias a todos los que en este año fueron leyendo cada una de mis locuras, y me fueron exponiendo sus criticas o comentarios. Las cuales recibo con mucho cariño. Tengan una feliz navidad, un feliz año y que la prosperidad en las metas planteadas para este 2016 sean cumplidas en un ambiente de alegría y amor.

Y como siempre, Nos vemos en un próximo post.

0 Comentarios

Dejar un comentario