Te amo “fueltemente” República Dominicana

Te amo “fueltemente” República Dominicana

Este mes cumplí un año de vivir en la República Dominicana. Un lugar rico, muy rico de hecho. Porque tienen personas estupendas, que te contagian de alegría, sabor y felicidad, esa es la mayor riqueza de una nación.

Un país que me enseño que disfrutar la diversidad de ritmos musicales y acabar con ciertos paradigmas prehistóricos como “Yo escucho tal genero musical, así que soy mas inteligente o culturalmente más apto que tú”, nada de eso sirve, la clase turista aterriza exactamente igual que la clase ejecutiva.

De nada me importa si el dembow, la bachata o el perico ripiao tienen sentido, si su objetivo final es unir amigos, familiares y desconocidos a compartir momentos agradables y reír hasta que te duela el abdomen. Mucho menos me importó que este año todos me decían “Ricaldo” si al final era para invitarme hospitalariamente a su casa o llevarme a conocer playas y lugares paradisiacos nunca concebidos en la mente de quien no viaja.

De alguna forma en Dominicana me conocen como “Ricaldo” y en Colombia como “Veneco” el cariño es exactamente el mismo y eso me llena de alegría.

Comidas excelentes ¿Han probado el Pastelón? que cosa mas sabrosa o que me dicen del famoso Mofongo en Adrian Tropical. Logre comer los aclamados sandwich de Barra Payan, ir a Pata e’ palo por una comida exquisita en un ambiente atrapado en el tiempo y para finalizar la noche un par de cervezas Presidente vestidas de novias en Parada 77.

Todo lo anterior en Santo Domingo, pero se queda corto el post y muy largo si empiezo a mencionar que Samaná tiene unos lugares increíbles, que me enamoro con solo haber puesto un pie en Cayo Levantado y su combinación al ir a las Terrenas es algo que la convierte en mi punto favorito de playa por encima de Punta Cana, que es también otro sitio de visita obligatorio.

Mi primera inmersión para bucear la hice en Bayahibe, lugar localizado al este del país. Fenomenal, una experiencia de vida que quedará marcada para siempre. Más allá está la Romana y Bavaro, sin duda las mejores playas que han visto mis ojos hasta ahora, están en Dominicana.

Este año logre disfrutar de fiestas inolvidables en Coco Bongo, una rumba fuera del común de cualquier rumba que haya visto antes, ya tu sabe’. El ritmo que tienen las mujeres dominicanas para bailar perico ripiao solo se puede expresar en una frase aplatanada como “Er Diablo” que buen son tienen mi hermano.

Pero lo que siempre voy a recordar es el cariño con el que me han tratado en este hermoso país, tanto los compañeros de trabajo como los amigos que he cosechado en este corto tiempo. Amigos que no solo son dominicanos, sino de cualquier parte del mundo, porque eso es lo mejor que tienen esta nación, la capacidad de agrupar diversas nacionalidades y unirlas en un entorno de alegría.

Te agradezco por cada sonrisa que me sacaste, cada nueva experiencia que me invitaste a vivir, cada persona que dejo en mi un crecimiento personal, cada amigo que uniste a mi familia, por cada romo compartido este año con gratas personas, por todo esto y más:

¡Feliz navidad República Dominicana!

Nos vemos en un próximo post.

0 Comentarios

Dejar un comentario