Qué pasa con Latinoamérica: David Patiño

Qué pasa con Latinoamérica: David Patiño

Existen muchas cosas en esta vida que merecen ser llamadas arte, mas allá de la calificación tradicional que se tiene en el momento. La verdad es que hay muchas manifestaciones que transmiten diversos estímulos y una de ellas es la gastronomía.

Así como un poema, una canción o una película puede recordarte lindas memorias sobre un ser querido o un momento apreciado, el buen sabor y olor de un delicioso plato puede llevarte directo a tu infancia. La cocina transmite miles de  sensaciones en cada ser humano, no a todos nos gustan los mismos platos, por lo que cada quién la sabrá apreciar de una manera diferente, es decir, como el arte.

David Patiño sabe bien de que les estoy hablando en este momento. Él ha recorrido muchas cocinas en el continente europeo y ha recogido lo mejor de cada una para llegar a donde se encuentra ahora.

Jugando a ser chef

image04

Nació y se crió en Quibor, estado Lara, Venezuela. Siempre se caracterizó por ser una persona inquieta desde muy pequeño. Le gustaba meterse a la cocina con su abuela quien siempre le ha gustado cocinar cada día de su vida. Los platos por su casa se alternaban entre la cocina venezolana e italiana.

Los abuelos tenían una panadería donde además vendían helados preparados también por la misma abuela. Sin embargo David siempre ha preferido el famoso “Pan de leche” que preparan en San Cristobal, Venezuela. Durante las épocas decembrinas se metía de nuevo en la cocina para apoyar a su abuela a preparar las populares hallacas, plato típico de Venezuela durante la navidad.

Pese a tener un padre ingeniero y a quedar seleccionado por la UCLA (Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado) para estudiar ingeniería civil, nunca le llamo la atención las matemáticas ni nada parecido para escoger como una carrera. David se inclinaba más por las artes plásticas, la estética, la pintura, las esculturas y demás. Y aunque había pasado mucho tiempo en la cocina de pequeño se decidió en esta oportunidad por estudiar diseño gráfico.

La meta de David para ese momento era clara, estudiar y salir del país para continuar su preparación. Es así como empieza a viajar entre Italia, España y Alemania trabajando en muchas actividades para poder costearse los estudios en pintura y cocina. El viajar de esta manera le permitió tener otra óptica del mundo y un crecimiento enriquecedor en lo que se iba a convertir su vida más adelante.

Volvía con frecuencia a Venezuela para visitar a su familia, hasta que los problemas económicos que atrapaban a cada ciudadano se hacían cada vez más evidentes y él sabía que ya no había oportunidades para él, por lo que decidió no volver por un largo tiempo.

La cucina

image01

David emprende ahora un viaje a Italia sin regreso para empezar a seguir una carrera que sentía era su pasión, la cocina. Como todo principio, fue duro. Tenía que acoplarse a un nuevo idioma, una nueva metodología de estudio, un nuevo ritmo de vida. Toda esa idiosincracia latina había que dejarla atrás y seguir adelante. Comienza sus estudios de cocina Italiana con sesiones largas de teoría y práctica durante cinco años.

Para su tercer año de estudio participa el concurso “Lu Carrature d’Ore”. Decidió preparar para el concurso una pierna de ovejo rellena con tortilla de borragine. Plato que le sirvió para hacerse con el segundo lugar de la competencia, esto causo sorpresa dentro de todo el concurso, porque era un venezolano ganando con un plato italiano por encima de muchos chef de la región.

Durante los estudios en las vacaciones de verano y con la inquietud que caracteriza a David es de esperarse que iba a querer seguir construyendo su preparación, por lo que consigue trabajar en la cocina del hotel Bellavista, seguidamente se gana la oportunidad de trabajar con la cadena hotelera Excelsior, una de las cadenas más famosas del mundo.

En el quinto año de la academia le ofrecen ser el preparador de los aperitivos en un bar de la región, trabajo que le permitía conseguir dinero durante los días de estudio ya que no chocaban los horarios.

Al año siguiente viaja por un tiempo a trabajar en Alemania y Bélgica. Seguidamente vuelve a Italia, en esta oportunidad para hacerse chef de un restaurante durante un año completo, pero esta vez conociendo acerca de la preparación de pescado, otro de los estudios que David estaba buscando perfeccionar por aquel entonces.

Continuando con la historia, David va Alemania a trabajar en un nuevo restaurante, pero este no cumple sus expectativas por el ambiente culinario. A tan solo dos días de haber llegado toma sus maletas y se va a Linz, Austria para hacer una prueba en un restaurante llamado “Il Caminetto”, la prueba es exitosa e iba a estar encargado durante un año de los postres que se preparaban en el lugar. En esta nueva experiencia David aprendería a dominar el idioma alemán, así como en la cocina realizaría pasticceria, chocolate, la famosa torta Linz, entre otros.

En esta etapa en Austria vivió un tramo difícil durante la inundación del restaurante gracias al aumento del caudal del río Danubio que pasa por diversos países de Europa y en Austria toca las ciudades de Vienna y a Linz. Este río ha causado inundaciones en diversas ocasiones afectando varias ciudades, y en esta oportunidad David le tocaría vivir una de ellas.

“El restaurante se volvió a poner de pie, fue difícil, yo quería irme, estaba decidido a irme” — David Patiño

Pasticceria pura

Mientras que el restaurante se colocaba en pie de nuevo, David lo tomo como una señal de que su tiempo en Austria había terminado, era hora de especializarse específicamente en lo que se estaba volviendo su pasión dentro de la cocina.

Por esa razón realiza su inscripción para estudiar y trabajar en la escuela de pasticceria más importante de Italia, CAST Alimenti. En dicha escuela estaría un año, en el cual estaría trabajando desde muy tempranas horas de la mañana, estudiando y finalizando jornada hasta muy altas horas de la noche. Era un trabajo arduo que realizaría David haciendo algunos sacrificios, pero que a la larga le ayudaría a perfeccionar las técnicas de pasticceria.

En CAST Alimenti tuvo la oportunidad de trabajar con Iginio Massari, el mejor pasticcere del mundo. Al cual seguro muchos pueden ubicar por el programa de tv, Master Chef. Durante esta época en la escuela, David aprendió muchos platos de cocina que ahora guarda bajo la manga, no obstante el decidió enfocarse netamente en la pasticceria.

En este periodo Italia logra ganar el campeonato mundial de pasticceria, con la ayuda de un gran equipo entre los cuales se encontraba David, quien fue a Lille, Francia, para ayudar con la creación del dulce. Este trabajo dio sus frutos con la victoria del campeonato y David quedó enmarcado en una foto para la historia.

Massari lleva a un equipo a Master Chef, entre los cuales estaba David para elaborar una Master Class en uno de los episodios del programa, es la primera vez de él en el televisión y en el programa propiamente.

Cada vez más master

image02

Luego de la experiencia con Master Chef llega la hora de volverse un Master en chocolate. David va a Torino a realizar una especialización en chocolate. Durante estos estudios comparte con el maestro Maurizio Allordi.

Seguidamente de la especialización, David ingresa a laborar en AMPI (Asociación de Maestros Pasticceri Italiano), trabaja en varios lugares con Sandro Ferretti, Maestro AMPI, del cual obtuvo un gran aprendizaje. Más tarde la curiosidad de David lo llevaría a otro pais de Europa, para este caso Portugal.

Él había escuchado sobre “Pastéis de Belém” una de las mejores pasticcerias de Portugal que se encontraba en Lisboa, es por eso que decide contactarlos para ir hasta allá y aprender sobre sus técnicas.

Como anécdota les comento que Pastéis de Belém vende diez mil de estos pasteles al día, y cada pastel cuesta 1,10 euros, lo cual parece ser un delicioso negocio. En su fabrica David aprendió como se realizaba el apetecido “Pastel de Belém”, algo que aporta muchísimo valor a todos sus conocimientos, creo que lo hace una persona muy versátil al adaptarse a diversos tipos de cocina rápidamente, no se conforma con poco y siempre busca que hay nuevo por aprender.

“Soy muy perfeccionista, la cocina lo exige, siempre estoy sonriente y con un buen ambiente de trabajo, pero si algo falla, puedo enojarme, porque la cocina exige perfección” — David Patiño

image03

Por esto último continua moviéndose por los diversos países de Europa, siempre aprendiendo más sobre la pasticceria, dulces, técnicas, y cocina en general. Tomando Italia siempre como su epicentro de trabajo, tanto así que en la actualidad David está al mando de tres heladerías de la zona del lago mayor, en Italia llamada “Fior di gelato”, donde organiza los dulces, las tortas y todo lo que se prepara en estas tres heladerías.

David ha compartido trabajo y estudios con grandes maestros que han nutrido su vida a lo largo de este camino como Iginio Massari, Pier Hermes, Maurizio Allordi, Diego Lozano, Emmanuele Forcone, Silvia Federica Boldetti, entre muchos más. No para de trabajar, de preparar nuevos platos y nuevas formas de llevar sensaciones a los paladares de los comensales. Él encontró su pasión y la vive cada día de su vida.

Lleva la bandera de Venezuela a cada lugar que visita, con el orgullo de haber nacido en Quibor y de lo mucho que aprendió vendiendo jugos en la plaza principal de Quibor como lo realizan sus padres hoy en día. No puede empezar el día sin comer una arepa, no puede abrir la cocina sin música y dentro su ambiente de trabajo tiene que reinar la alegría.

“Mi familia no es rica, yo no soy rico, si tienes la pasión por lo que realizas el dinero no debe ser una excusa, hay muchas maneras, hoy existe internet, hay que apoyarse con internet, muchas cosas conseguí por ahí, becas, cursos, vivir en un sitio y trabajar al mismo tiempo, hay maneras de moverse, hay que buscar, hay que mantenerse en movimiento” — David Patiño

Un honor haber conversado con David Patiño sobre su experiencia de vida, y de seguro vamos a seguirle la pista en cada lugar que se encuentre para probar su estupenda pasticceria.

Nos vemos en un próximo post.

4 Comentarios

David patino septiembre 23, 2016 to 13:01

Muchas GRAZIAS A TODOS UN ABRAZO A VENEZUELA

Angela Gomez septiembre 15, 2016 to 22:06

Felicidades David! Sigue triunfando, es un orgullo que un quiboreño llegue a donde has llegado.. Que sigan los Éxitos! Dios te Bendiga!!

Hugo Fernández Vegas septiembre 15, 2016 to 18:35

Felicitaciones a la China y al Chino, porque promovieron en David esa semilla de inquietud y de perfectibilidad para que cada vez mejore y pueda superar los obstáculos que se le pudieran presentar. Mi familia son vecinos del hogar donde viven sus padres (Familia Vegas). Éxito...

Yvonne Querales septiembre 14, 2016 to 13:50

Orgullosísima de David, no sólo por conocerlo desde niño, sino la relación que nos une, como amigos, como familia y como vecinos muy cercanos. (compañero de estudios de mi hija Karem). Es indescriptible la alegría que me dió al leer este artículo; David; Felicitaciones por todos tus éxitos y verte algún día en la cúspide. Felicitaciones a tus padres y Dios y nuestra Virgen de Altagracia te bendigan en todo momento. Un gran abrazo de esta paisana.

Dejar un comentario