¿Jefe o Lider?

¿Jefe o Lider?

Hace varios años empecé a trabajar en una empresa modesta realizando labores comunes de administración. Era mi inicio laboral, aún no terminaba la carrera universitaria y hacer esto me permitía tener algo de dinero extra para cualquier entretenimiento que para un muchacho que pasaba los veinte años no caían nada mal.

Fue una experiencia bastante divertida que me permitió empezar a discernir las actitudes de las personas, conocer un poco más a los charlatanes, líderes, jefes, carismáticos, entre otros. Desde ese momento hasta estos días siempre hay una pregunta que me ha rondado en la cabeza ¿En qué tipo de persona en el entorno laboral me quiero transformar?

Hoy en día creo que he dado con la respuesta a mi pregunta. Sin embargo en el mundo laboral a veces no escogemos nuestros jefes, nuestros compañeros o nuestros aliados.

Las cosas van sucediendo de muchas formas y cuando nos damos cuenta estamos compartiendo proyectos con personas que no nos dan la seguridad en lo que hacen, personas que nos inspiran a trabajar más arduamente o simplemente personas que lo único que saben hacer en la vida es mandar.

Jefe

Creo que esto es lo que más abunda en el mundo laboral en nuestro día a día. Es una palabra que con tan solo decirla causa un estruendo interior en nuestros órganos digestivos. 

Normalmente el jefe es la persona que se encuentra uno o varios cargos por encima de ti y dicta las directrices de tu labor en pro a una meta global implementada por la compañía o simplemente porque otro jefe le dijo lo que tenía que hacer. Es algo que muchos quieren llegar a ser, en parte para lograr hacer catarsis sobre asuntos que quedaron pendientes en el pasado. 

De hecho esto último mencionado sucede hasta el punto de que las personas tienen que recordarle al resto de sus empleados que son sus jefes, quizás esa es una de las formas de hacer catarsis. Yo realmente lo atribuyo al hecho de que la persona no tiene la seguridad o el liderazgo suficiente para mover a las masas y tiene que decirles que es su jefe para implantar temor más que respeto al momento de realizar las tareas.

El jefe puede ser autonomo, pero en la mayoría de los casos no es así ya que siempre tiene que responder su responsabilidad a alguien en cargo por encima de él. Por eso último es que se generan presiones en las compañías y esa presión termina pasandose de jefe en jefe hasta llegar al que menos tiene la culpa, el empleado.

Hasta este punto pensarán que detesto a los jefes, pero no es así. Me parece que los jefes son necesarios también, el orden y marcar directrices es algo importante en el desempeño de una organización. Pero los extremos son malos.

¿Es malo tener jefes que manden y presionen al empleado?

Esta respuesta no es tan simple como un si o un no. Existen personas que necesitan que las presionen, que trabajan mejor bajo presión y que sacan lo mejor de sí en un ambiente más hostil. 

En este punto les recomiendo ver una película llamada Whiplash, tiene muchos mensajes que pueden servirles para reforzar este tema. La respuesta a esta pregunta a la final va a depender de cada persona. En mi caso, los jefes que presionan a los empleados de manera premeditada no van con mi ideología.

Esta también otro tipo de jefe, que es el jefe que insulta, que va diciendo groserías a diestra y siniestra a sus empleados cuando algo sale mal sin medir el daño que hacen en la autoestima de esa persona. Con estos evidentemente no comulgo.

Lider

Esta palabra esta de moda hoy en día, hasta el punto de que hay personas que se auto denominan líderes sin siquiera tener un liderazgo notable. La razón por la que muchos se auto denominan así es porque son jefes realmente. 

Empece mi post hablando de una historia de hace muchos años, porque cuando estaba trabajando en esa pequeña compañía respondía a dos personas. Con uno de ellos no me gustaba hablar, me decía hasta las horas que tenia permitidas para ir al baño o revisar mi email, el otro por otro lado era mas ameno, se preocupaba por mi, incluso por mi familia. Esto último causaba indirectamente en mi un compromiso mayor con el desempeño ya que entendía de mejor manera a las escalas que se quería llegar.

A partir de ahi empecé a formularme algunas preguntas en mi vida ¿Quería sentirme poderoso señalando errores a subalternos, bajar su autoestima, insultarlos y ordenarles lo que yo quisiera? o ¿Quería ganarme la confianza de ellos, sacar lo mejor para lograr las metas y hacerlos sentir parte de la compañía?

Evidentemente la respuesta a esas preguntas se responde fácilmente leyendo este post. Y así fue como al pasar del tiempo he conocido pocos líderes, pero he tenido un montón de jefes. 

Creo que todos tenemos la capacidad de ser líderes en distintas escalas, algunos pueden arrastrar grandes masas como Gandhi, otros pueden ser un poco más discretos y estar muy cerca de ustedes. 

El líder debe principalmente contagiar al equipo de carisma para que la meta en común salga adelante, y esto se logra entendiendo las diferencias y complejidades entre cada uno de los miembros, haciendo que ellos entiendan a su vez por que se quiere llegar a esa meta, cuales son los beneficios. No debe olvidarse de felicitar cuando sea justo y sin enaltecer a ninguno por encima de otros.Y sobre todas las cosas debe escuchar, el líder escucha en cada momento las propuestas de sus compañeros y ayuda a que todos entiendan cual es la decisión que se toma y porque.

El compañerismo es otro elemento importante, el líder no se siente por encima del resto, es uno más acompañándolos en el camino que están por recorrer, si alguien se queda de último el líder llega hasta esa posición para ayudarlo a salir adelante. 

El último líder con el que tuve la oportunidad de trabajar hoy ya no esta trabajando con nosotros, pero recuerdo las numerosas veces que alguien estaba bloqueado en un desarrollo y este se ensuciaba las manos ayudando a sacar esos bloqueos adelante. 

Analicemos cada uno de nosotros que estamos liderando o quién nos lidera. ¿Lo hace de la forma que creemos correcta? o somos de aquellos que nos gusta que nos digan que hacer “Total si algo falla no será por culpa mía”.

Lo importante es que el trabajo que estamos realizando lo hagamos de la manera más amena y feliz posible.

Nos vemos en un próximo post.

 

0 Comentarios

Dejar un comentario