Hoy en The Last Scene: La vida es bella

Hoy en The Last Scene: La vida es bella

Los que hemos visto esta película saben que con solo mencionar el nombre causa una gran nostalgia. En 1997 Roberto Benigni estrena “La vita è bella”, y para 1999 es nominada a siete premios a la academia de los cuales logra hacerse con tres, entre ellos “Mejor actor” y “Mejor película extranjera”.

Es imposible no hablar de Benigni cuando mencionamos la vida es bella. Roberto Benigni logra envolver al espectador desde su guión, su dirección acogedora hasta llegar a su  carismatica actuación que te transmite hasta el punto de hacerte llorar.

Roberto logra robarse el corazón de muchos espectadores de distintas edades gracias al argumento y narrativa que aplicada. Manejando unos tonos paseteles al principio con lugares muy soleados, personajes muy risueños para luego concluir de manera oscura, con ambientes grisáceos y la única luz  en esa etapa viene de un niño. Esto definitivamente tuvo el efecto de cautivar a muchas personas. Tanto alcance tuvo, que el Papá solicitó un pase privado para poder ver la película.

Hoy en día podremos encontrar filmes como “En busca de la felicidad” la cual es también excelente, pero que toma ingredientes de la película de Benigni. Y quiero aclarar, no está mal. Tomar arquetipos de otras producciones es algo bueno y podría decir que en ocasiones se debe para honrar al buen cine.

Vayamos un poco más alla. Siempre he sido enfático en que la felicidad es un tema de actitud, y lo confirmo cuando veo películas como estas (ver donde esta la felicidad) Benigni quizo mostrar un mundo de fantasía en medio de la crueldad que vivía el planeta por aquellas épocas. Esto es sencillo de escribir, pero muy difícil de aplicar. 

Ir a un campo de concentración por aquellas épocas era sinónimo de una muerte segura. Ante eso ¿Qué haces? Puedes ir con la cabeza abajo y resignarte a morir, puedes luchar por aumentar tú tiempo de vida o puedes disfrutar los últimos minutos que tienes. Porque si hay algo seguro es que en esas circunstancias pueden apresar tu cuerpo, pero jamás la mente (aunque suene a cliché). 

Por otro lado tenemos el propio Benigni que mediante su personaje “Guido” se encarga de mostrarle al espectador hasta donde es capaz de llegar el amor de un padre o un esposo, desde las épocas gloriosas hasta los peores momentos de la vida.

Sin duda “La vida es bella” es una pelicula que marco un impacto importante por aquellos días en el mundo del cine, basta con solo ver las cifras. El rodaje costó 20 millones de dolares y recaudo más de 200 millones de dolares, cifras que no se pueden ignorar.

Hoy en jueves de antaño la recomendada es “La vita è bella”, nos vemos en un próximo post

0 Comentarios

Dejar un comentario