¿Dónde está la felicidad?

¿Dónde está la felicidad?

¿Es usted feliz? ¿Alguna vez se ha hecho esta pregunta? ¿Sonríe sin razón? Son preguntas que en un momento de mi vida me las hice en un ejercicio para conocer mi autoestima.

Si yo le digo que le voy a regalar 10 millones de dolares, o si le regalo una mudanza al país que usted desee con todos los gastos pagos ¿Usted sería feliz? Si la respuesta es un “si”, para mi es lamentable, de hecho preferiría que parará de leer aquí y no siga, porque quizás no comprenda la finalidad de mi mensaje en este post.

jack-joker

Cada vez que empiezo a morar nuevas amistades que me parecen interesantes procuro hacer esta pregunta, me permite catar que tan estable es emocionalmente y ver un poco acerca de su razonamiento inmediato. La respuesta puede cambiar con el pasar del tiempo.

Si yo le digo a usted que le doy 10 millones de dolares y usted me dice que sería feliz, me esta dando a entender que su felicidad es fácil de comprar, lo que hay que discutir ahora es el precio. Una persona decía el otro día “Usted sabía que cuando vamos al baño a orinar, usted y yo somos felices”, solo por curiosidad me acordé de la frase en el momento en que fui al baño, no se que explicación científica tiene esto o a que parte del cerebro se emiten estas señales, pero hay algo cierto, anecdóticamente cuando orinamos se produce una extraña sensación de desconexión que puede durar uno cuantos segundos, en los cuales no existen problemas económicos, amorosos, familiares, en fin, es un pequeño tiempo en el cual quedamos en blanco, como un reinicio, y nuestro estado de humor mejora un poco. La próxima vez que usted vaya a orinar se va acordar de mi, se lo aseguro.

Con todo esto no quiero decir que la solución para ser felices es yendo a orinar cada 5 minutos ni mucho menos. Lo que trato de exponer acá, es que en una acción natural del ser humano se puede sentir cierta felicidad del momento. Si eso es así, mi teoría acerca de que los momentos alegres de la vida se consiguen en las cosas más sencillas, esta probada.

Con el tiempo he aprendido muchas cosas de la vida, pero creo que la mejor que he aprendido y de la cual han surgido el resto de mis logros, es la de sonreír sin motivo. Para mi ha sido un proceso muy sencillo, quizás por la crianza que tuve no he notado lo sencillo que fue, solo es algo que se me da muy bien, no solo lo digo yo, frecuentemente amigos me dicen cosas como “nunca te he visto molesto”, “siempre andas con una sonrisa en la cara” o mi favorita “a veces es complicado saber cuando hablas en serio o siempre estás bromeando”.

De cualquier forma, creo que para mi es un proceso natural reírme de mi mismo o incluso reír sin motivo cuando estoy solo. Una vez leí un artículo que decía que cuando ríes puedes llegar a mover 400 músculos de tu cuerpo y si lo haces por 15 minutos es como si hubieras salido a montar bicicleta, sin mencionar que son menos los músculos de tu rostro que necesitas para reír, ya que para fruncir el ceño necesitas unos cuantos más, por tanto reír creo que es algo muy saludable.

Menciono la risa, porque es sin duda uno de los mayores síntomas al momento de saber si eres feliz o no. Existen personas que día a día se quejan del transporte público, se pelean con el taxista, critican todo lo que ven y su inconformidad es radical en casi todos los aspectos de su vida, dicen que serían felices si esas cosas cambiarán o si ellos estuvieran viviendo en otro País. Sin duda soy una persona que critica las cosas que suceden en los países latinoamericanos, sobre todo en Venezuela, pero si de algo estoy seguro es que en donde he vivido, tanto en Venezuela como en Colombia, he tenido una felicidad plena, han habido, como no, malos momentos, pero nada que una buena sonrisa y humor negro no puedan solucionar.

Si usted necesita estar en otro país, tener un mejor carro o mejor ropa para ser feliz, es algo lamentable porque se vuelve dependiente de un sitio u objeto, en lugar de volverse independiente emocionalmente. Me cuesta creer que para una persona la felicidad tenga dependencia de algún componente externo y que no lo pueda controlar. La felicidad es el estado emocional que tienes que tener para poder moverte en el mundo y lograr tus éxitos.

No existe un camino a la felicidad. La felicidad no esta en un lugar específico, no hay una fórmula exacta, o bueno si, de pronto si la hay. La fórmula es tomar la decisión de ser feliz, es así de simple, así de sencillo y así de fácil. Cuando usted entiende que es feliz, por cierto quiero recordarle que si necesita un motivo para saber si es feliz se lo puedo dar, el tan solo hecho de que usted esté acá leyendo este post es un milagro, lo cual es motivo suficiente para ser feliz. Cuando usted entiende eso, empieza a generar anticuerpos emocionales, que lo van ayudar a blindarse, esto quiere decir que si llegan problemas en su vida o situaciones incomodas, las podrá solucionar con una mayor agilidad porque usted ya es feliz y no va a depender de muchos agentes externos.

En una entrevista realizada a Chris Gardner (escritor del libro “En busca de la felicidad”), le preguntaron “si volviera a nacer ¿Qué cosas cambiaría de su vida?, la respuesta de Chris fue “ninguna, porque tuve una vida muy feliz”, para algunos puede sonar paradójica esta respuesta, pero yo la siento sincera hasta la médula.

Usted puede pensar que esto significa aceptar el lugar donde esta y ser feliz con las incomodidades, pero tampoco me refiero a eso. Sentir inconformidad es bueno también, pero no en exceso. La inconformidad es lo que te ayuda a superarte, por ejemplo “me gusta Bogotá pero detesto su tráfico”, “me gusta mi trabajo, pero quiero algo mejor” esa ambición, puede verse así, es lo que te mueve hacia mejores lugares o mejores empleos y la felicidad es lo que te genera una base sólida desde la cual vas a poder lograr tus metas. Creo que cuando eres infeliz es muy difícil tener la mente clara y serena para poder pensar en las cosas que tienes que afrontar.

La respuesta que yo esperaría a las preguntas iniciales de mi post, es algo como “Yo ya soy feliz, pero para mi estilo de vida lo que me ofreces la mejoraría”, nótese que use las palabras “estilo de vida” en estos momentos me encuentro haciendo una encuesta acerca del “humor como estilo de vida” para mi próximo post, de eso detallaremos más adelante, por lo pronto el mensaje que haga el ejercicio de reconocer en que momentos de su vida es feliz, y tome la decisión de sentirse de ese mismo modo desde que amanece hasta que se duerma, le garantizo que tendrá mejores resultados.

Las grandes cosas de la vida provienen de grandes decisiones, y a veces esas decisiones son alejarse de malos hábitos, de personas, de lugares que afectan nuestra estabilidad emocional, por tanto si tomamos la decisión de alejarnos de esas cosas, estamos tomando la decisión de ser feliz.

Me gustaría leer comentarios acerca de si ¿Usted es feliz? y ¿Cómo lo sabe?. Una vez más gracias por leer mi post, como siempre les deseo un lindo domingo y una feliz semana.

0 Comentarios

Dejar un comentario